Myanmar

Birmania, desde octubre de 2010 Myanmar, es un país del sureste asiático que limita al Norte con China, al Sur con el mar de Andamán, al Este con Laos y Tailandia y al Oeste con la India, Bangladés y el golfo de Bengala. Es el país más extenso de la parte continental del Sureste asiático y el número 40 del mundo. El clima es subtropical, gran parte del país se  encuentra en la región monzónica de Asia.  El aislamiento del país y su lento desarrollo han contribuido a preservar el medio ambiente y los ecosistemas naturales. La capital administrativa antes era Rangún (Yangón) y en 2006 se trasladó a Naypidaw, al Norte. Yangón es la ciudad más poblada y es el centro económico, comercial e industrial del país.

La mejor época para ir es de noviembre a febrero (es temporada alta), aunque de octubre a marzo también es buena opción.


CURIOSIDADES:

Hay que llevar dólares estadounidenses, que estén sin arrugas para que te pongan menos problemas. Yo les llevé en un cuaderno metidos para que no se arrugasen. Dicen que no se puede sacar del cajero pero nosotros vimos que si que había cajeros en bastantes hoteles y sitios turísticos importantes como la Swedagon Paya en Yangón.

Los móviles no funcionan.

En Myanmar , es curioso el sistema de circulación ya que el volante se encuentra a la derecha y se conduce también  por la derecha. Nosotros viajamos en algún autobús que tenía el volante a la izquierda.

Hay que llevar siempre algo de abrigo cuando se viaje en bus porque el aire acondicionado lo ponen muy fuerte y se pasa frío. Por no decir el volumen de los vídeos de Karaoke y películas musicales que ponen en los trayectos. A los Birmanos les encanta cantar.

Muchos hombres mastican betel, y tienen los dientes manchados de rojo (a nosotros eso a veces nos resultaba desagradable, sobretodo si estabas hablando con ellos y se ponían a masticarlo). Y hay que decir que escupen bastante. Para mi eso fue lo peor.

Es bastante habitual que haya cortes de corriente de luz, a nosotros no nos afectó mucho pero en alguna ocasión nos falló, sobretodo en Lago Inle. Sobre el tema del adaptador decir que en la mayoría de hostel que estuvimos no nos hizo falta.

El ocio nocturno está limitado. En cuanto anochece hay poca vida, salvo en determinados establecimientos muy turísticos.

Ojo, en algunos sitios, los Birmanos tienden a llamar a la gente con el sonido de un beso. Es algo normal, no hay que mosquearse.

Noticia del periódico El País de 09 de diciembre de 2013


ANTES DE PARTIR: VISADOS

Para viajar a Myanmar se necesita visado. El problema es que en España no hay embajada de Myanmar por lo que hay que hacerlo en algún país en el que haya. Los más cercanos son Francia (en París) y Alemania (en Berlín). Nosotros lo tramitamos en la embajada de Myanmar en Berlín. Hay que decir que si se viaja a Asia y se va a Bangkok, allí se puede tramitar en 24 horas.

Parece un poco complicado pero no lo es. Simplemente hay que enviar los pasaportes, y la documentación rellena, junto con el pago en efectivo en un sobre a Berlín. Nosotros en 15 días teníamos de vuelta los pasaportes con el visado.

La dirección de la embajada de Myanmar en Berlín es:

Embassy of the Republic of the Union of Myanmar

Thielallee,19

14195 – Berlín (Germany)

Hay que rellenar 2 formularios (por persona) y pegarle una foto a cada formulario. En un sobre grande hay que meter: los dos formularios por persona, los pasaportes, 25 € por cada visado, 10 € para la devoluación de los pasaportes y un sobre con la dirección a la que quieres que te devuelvan los pasaportes.

Nosotros enviamos el sobre certificado y nos costó 8,65 €. En total fueron 68,65 €.


 DIARIO DE VIAJE 

Nuestro viaje por Myanmar duró 14 días, entramos por Yangón y salimos por Mandalay.

La ruta que hicimos fue la siguiente:

– Bangkok- Yangón (estando en Yangón una noche).

– Yangón- Kalaw (en bus unas 11 horas, estando en Kalaw una noche).

– Kalaw-Lago Inle (trekking de dos días desde Kalaw a Lago Inle).

– Lago Inle (tres noches)

– Lago Inle-Bagán (en bus unas 8,5 horas). En Bagán estuvimos dos noches.

– Bagán-Mandalay (en bus unas 4 horas). En Mandalay estuvimos dos noches.

– Mandalay- Bangkok (Fin de viaje en Myanmar).

 

1º- día: DE BANGKOK A YANGÓN

El 16 de diciembre de 2013 cogimos un vuelo de Air Asia desde Bangkok a Yangón. Al llegar nos estaban esperando los representantes de la Guest House donde nos alojábamos. Desde el aeropuerto a la ciudad hay 19 kilómetros por lo que se necesita que alguien vaya a buscarte o ir en taxi si no se tiene transporte. A nosotros nos entraba en el precio de la habitación por lo que nos evitamos tener que andar regateando (nos cansa mucho el regateo).

Nuestra Guest House fue la famosa Mother Land Inn 2. Es un lugar regentado por gente muy joven, algunos no tendrían más de 16 años pero perfectamente organizados y muy atentos con todos los clientes en todo momento. La habitación nos costó 23 $ la noche con desayuno incluido. La reserva la había hecho a través de internet pero el pago me dijeron que lo podía hacer allí. Como queríamos ir a Kalaw para hacer el famoso trekking que hace casi todo el mundo a Lago Inle, les preguntamos si nos podía reservar los billetes de bus, y en un momento los teníamos reservados. Cada billete nos costó 11.000 kiats.

En seguida nos dieron habitación y en cuanto dejamos las mochilas bajamos rápidamente a comer para no perder tiempo y ponernos en marcha para conocer la ciudad. Comer también es barato en la Guest House (6.300 kiats nos costó comer arroz frito con pollo, sopa de verduras y pollo, una cerveza Myanmar y una botella de agua).

Inmediatamente pusimos rumbo al centro. Fuimos andando porque nos encanta andar y descubrir tranquilamente lugares. Nos sorprendió lo mal que están las aceras, parece que ha habido un terremoto, en fin que hay que andar con cuidado en algunos sitios para no tropezar. Andamos unos 20 minutos y llegamos al centro. Por el camino nos cruzamos con varios niños monjes, atravesamos mercadillos llenos de gente, descubrimos que los puestecillos para comer tienen aún los taburetes más pequeños que en Tailandia, vimos la cantidad de generadores que hay ya que suele haber cortes de luz y comprobamos que no había motos (tal y como habíamos leído). Según se cuenta, hace varios años, una moto chocó con el coche de un militar importante, y desde ese momento, se prohibieron las motos por las calles de Yangón.

Llegamos al centro y allí nos encontramos con la “Sule Paya“, el Ayuntamiento y el parque de Mahabandoola.

Ayuntamiento

Ayuntamiento

La mayoría de la gente te dice que no merece la pena entrar en la Sule Paya pero como sólo costaba 2$ por persona pues decidimos pasar a verla. Es pequeña y la verdad que no merece mucho la pena. Así que cada uno decida. Después decidimos hacer una ruta que recomienda a pie la Lonely Planet, no entera pero si parte ya que al día siguiente haríamos el resto. Subimos por Mahabandoola Rd, hay muchos puesto callejeros por ambos lados de la calle, y el tráfico es impresionante. Justo al final, encima de un puente pueden hacerse buenas fotos con la “Sule Paya” de fondo.

_DSC0324-como-objeto-inteligente-1

 

Queríamos ir de noche a la “Swedagon Paya”, así que cuando empezó a anochecer, paramos a un taxi para ir. Nos cobró 3.000 kyats por llevarnos. El taxista era un tipo curioso. Resulta que se ganaba la vida haciendo de chófer de turistas por todo Myanmar. Nos estuvo intentando convencer para llevarnos a todos los lugares que queríamos visitar pero como queríamos mezclarnos más con la gente e ir en buses, le dijimos que no. Nos mostró un cuaderno que tenía (estilo blog) con todas los viajes que había hecho, con fotos pegadas con los viajeros.

Entrar a la “Swedagon Paya“(el icono de la ciudad) cuesta 8$ por persona. Por la puerta que nosotros entramos, comprabas los tickets y dejabas allí los zapatos y calcetines. Hay que ir descalzo. Para mi eso fue lo peor porque el suelo estaba helado. En esta época del año (diciembre) cuando se quita el sol hay que llevar una manguita porque hace fresquito. Nosotros estaríamos unas dos horas y pico. La pagoda es grande y hay muchas fotos que hacer. Dentro hay Birmanos que se dedican a hacer de guías sin serlo, es normal, hay que sacarse algo de dinerillo. En cuanto les dices que no te interesa te dejan tranquilo, no son tan insistentes como en la India.

Swedagon Paya

Swedagon Paya

Para volver a la Guest House lo hicimos en taxi y nos volvió a cobrar lo mismo, 3.000 kyats, debe ser lo que han acordado cobrar a los turistas.

Y como no habíamos cenado pues decidimos cenar allí. Nos tomamos dos noodels y dos cervezas: 6.000 kyats, barato, barato.

 

2º- día: YANGÓN

(17 de diciembre de 2013)

Tras descansar de maravilla,  a las 08:30 ya estamos levantados. Desayunamos en la Guest House, el desayuno es correcto y abundante. Tal vez fale un poco de bollería para los más golosos. Sobre el Mother Land Inn diré que es una muy buena opción para alojarse, las habitaciones son antiguas pero están limpias. Pedimos habitación con aire pero en esta época del año no es necesario. Lo que más nos ha gustado es la atención del personal, están siempre atentos a todo aunque a veces parezca que hay un pequeño descontrol por la cantidad de gente que trabaja allí.

Después del desayuno hemos ido en taxi (otros 3.000 kyats) a la Sule Paya para ver todo lo que nos faltó ayer: el mercado de Bogyoke Aung San, el mercado al aire libre, el Kheng Hock Keong (en el barrio chino), sinagoga Moseah Yeshua. Por el camino han caído unas cervecitas en un sitio súper curioso regentado por unas chavalillas de unos 16 años y por la calle hemos picoteado unos dulces exquisitos por 200 kyats.

Como esa tarde teníamos que viajar en bus a Kalaw, a eso de las 15:00 nos fuimos para la Guest House a coger nuestras mochilas y buscar un taxi que nos llevara a la estación de autobuses. Después de regatear con varios taxistas, encontramos a uno que nos llevara por 7.000 kyats. Nos habían dicho que la estación desde la que salía nuestro bus estaba a una hora pero llegamos en poco más de media hora.

La verdad que si no vas con alguien que te deje justo en la puerta del bus, es muy complicado dar con él porque la estación de autobuses no es una estación como su propio nombre indica. Es un recinto enorme en medio de un gran descampado lleno de barro, donde están todas las compañías de autobuses. Es enorme. El taxista nos llevó hasta el bus exacto pero si no hubiéramos ido con él, creo que hubiéramos tardado bastantes horas en encontrar la compañía porque todos los letreros parecen iguales.

_DSC0474-como-objeto-inteligente-1

Nuestro bus

 

El bus salió a las 17:30 y llegamos a Kalaw a las 04:30 de la mañana. Dedicaré una entrada especial a este trayecto porque fue espectacular.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s